Filosofía de inversión

Resumen

La filosofía de inversión del fondo sigue la estrategia Momentum. Se trata de una estrategia tendencial que invierte en aquellos activos financieros que están demostrando un claro incremento en su precio. Se compran aquellos activos que están fuertemente alcistas, esperando que esta fortaleza alcista continúe.

El portfolio del fondo se compone principalmente de acciones, ETFs y derivados.

Para seleccionar las acciones que se incorporarán al portfolio, se analizan los principales índices americanos y europeos, y dentro de éstos, los sectores que están teniendo el mejor comportamiento.

Actualmente, la estructura del portafolio es como sigue:

ACCIONES:
  1. Índice Nasdaq: 8 empresas.
  2. Índice S&P: 6 empresas.
  3. Índice Russell: 6 empresas.
  4. Índice Stxx 600: 15 empresas.
  5. Sectores: 5 empresas.
ETFs:
  1. Sector iShares: 20 símbolos.
Futuros en gráfico diario

Se trabaja con gráficos diarios de 10 futuros. Se abren posiciones largas en tendencia, tanto a largo como a corto plazo. El riesgo se reparte teniendo en cuenta la volatilidad del contrato y su valor nominal, para que el riesgo asumido en cada una de las posiciones abiertas esté ajustado a un parámetro fijo.

En el futuro está previsto añadir al portfolio los fondos de inversión, que contarán con dos áreas de inversión diferenciadas:

FONDOS DE INVERSIÓN:
  1. Otras Áreas Geográficas.
  2. Grandes Fondos.
Otras Áreas Geográficas pretende cubrir zonas geográficas poco atendidas por acciones y ETFs, y estará compuesta por entre 100 y 200 fondos.

En el caso de Grandes Fondos la elección será discrecional y tanto el fondo, como el gestor deberán tener una trayectoria excelente para formar parte del grupo.

Política de inversión

Se invertirá entre un 0%-100% del patrimonio en IIC financieras que sean activo apto, armonizadas o no,pertenecientes o no al grupo de la Gestora. Se podrá invertir entre el 0%-100% de la exposición total en renta variable y/o renta fija (incluyendo depósitos e instrumentos del mercado monetario, cotizados o no, que sean líquidos), sin que exista predeterminación en cuanto a porcentajes de inversión en cada uno de ellos. No existe objetivo predeterminado ni límites máximos en lo que se refiere a la distribución de activos por tipo de emisor, ni por rating, ni duración, ni por capitalización bursátil, ni por divisa, ni por sector económico, ni por países (incluidos emergentes). Se podrá tener hasta un 100% de la exposición total en renta fija de baja calificación crediticia.

Se establece una volatilidad objetivo inferior al 10% anual. Con las circunstancias actuales de mercado, le correspondería un objetivo de rentabilidad del 7% anual. Se fija un VaR de 17% a 12 meses, lo que supone una pérdida máxima estimada de un 17% en el plazo de 1 año, con un 95% de confianza.

La exposición a riesgo de mercado por uso de instrumentos financieros derivados se calculará por la metodología de VaR absoluto. El límite de pérdida máxima será del 3,4% semanal con un nivel de confianza de 99%. El grado de apalancamiento puede oscilar entre el 0% y 500%, aunque se situará normalmente en el 300%. Se invertirá principalmente a través de derivados utilizando estrategias automáticas de trading.

Se podrá invertir más del 35% en valores de un Estado de la UE, una Comunidad Autónoma, una Entidad Local, los Organismos Internacionales de los que España sea miembro y Estados con solvencia no inferior a la de España.

Se podrá operar con derivados negociados en mercados organizados de derivados con la finalidad de cobertura y de inversión.

Se podrá invertir hasta un máximo conjunto del 10% en activos que podrían introducir un mayor riesgo que el resto de las inversiones, entre otros, por su liquidez, tipo de emisor o grado de protección al inversor.

El fondo realiza una gestión activa, lo que puede incrementar sus gastos.

Esta participación es de acumulación, es decir, los rendimientos obtenidos son reinvertidos.

El partícipe podrá suscribir y reembolsar sus participaciones con una frecuencia diaria.